¿Tienes más de 30 y te cuesta perder peso? ¡Esta entrada es para ti!

No son imaginaciones, ni estás loco: a medida que cumplimos años, perder peso cuesta más esfuerzo, especialmente a las mujeres. Diversos factores influyen en este cambio que tienen tanto que ver con el envejecimiento del organismo como con los cambios en el estilo de vida que suelen ir acompañados con el cumplir años.

Si quieres saber cuáles son los principales motivos y qué puedes hacer para luchar contra él, en este artículo te lo enseñaremos:

¿Por qué cuesta más adelgazar con la edad?

Como decimos, existen varios motivos y estos son algunos de los más importantes:

La masa muscular tiene un metabolismo más alto que la masa grasa, aumentarla y conservarla es una buena estrategia para ayudarnos a bajar de peso. Sin embargo, a medida que cumplimos años es normal ir perdiendo masa muscular poco a poco y cuesta un mayor esfuerzo recuperarla. Eso hace que el metabolismo del cuerpo se ralentice y que perder peso cueste más.

-Dificultades añadidas para las mujeres

Las mujeres que han pasado por uno o más embarazos a veces no terminan de quitarse el peso que ganaron con cada uno de ellos, lo cual significa que han ido añadiendo kilos que cada vez va costando más eliminar. Además, los cambios hormonales de la menopausia y pre menopausia pueden afectar al metabolismo, ralentizándolo y causando que perder grasa requiere más esfuerzo.

Por lo que generar un hábito de alimentación sana, y actividad física constante resulta ser la clave para perder esos kilos que se quieren bajar, va a resultar un poco más difícil, pero con la ayuda adecuada, todos los objetivos se pueden lograr.

Cada vez que hacemos una dieta drástica, aunque funcione durante un corto periodo de tiempo, las probabilidades de recuperar el peso a posteriori son altas. Es lo que se llama efecto rebote. El problema es que con cada uno de esos intentos hemos ido cambiando la composición corporal de nuestro cuerpo y aumentando nuestro porcentaje de grasa corporal. Cuantas más veces hayamos hecho esto en nuestra vida más porcentaje de grasa podemos haber acumulado, y eso, igual que la pérdida de masa muscular, dificulta después el bajar de peso.

-Consumo de calorías

Normalmente con la edad nos vamos haciendo más sedentarios, generalmente nuestra carga laboral aumenta y el tiempo que destinamos a realizar actividad física lo disminuimos. Y no solemos reducir la ingesta de calorías de la misma manera, por lo que conseguir el déficit calórico que es la única forma de bajar de peso resulta muy difícil

-El estrés

El estrés es uno de los principales obstáculos a la hora de adelgazar. Esto es principalmente por la hormona llamada Cortisol u hormona del estrés. Esta hormona se descarga a niveles elevados cuando el organismo está bajo situaciones de peligro o estresantes. En donde hace que se libere más azúcar en sangre y que aumente la presión sanguínea para enviar altas cantidades de energía a los músculos, y el organismo pueda reaccionar a las situaciones de peligro que se nos presentan en nuestra vida.

El problema es que esta misma reacción ocurre en situaciones de estrés psicológico, en donde no necesitamos salir corriendo del peligro, como estas situaciones son habituales en nuestro día a día, sumado al sedentarismo, hacen que el Cortisol nos juegue en contra a la hora de querer bajar de peso.

-Dormimos menos

¿El dormir menos nos afecta en querer perder peso? La respuesta es, Si. Esto está determinado por otra hormona que es la GH u hormona del crecimiento, esta es una hormona que dentro de todas las funciones que tiene, una de ellas es promover la lipolisis o quema de grasa.

Al tener trastornos del sueño o dormir menos, el organismo lo toma como estado de estrés, elevando el Cortisol y otras hormonas como la Ghelina, e inhibiendo otra como la Leptina (denominada hormona de la saciedad), no dejamos que el descanso o sueño reparador haga su trabajo como debe ser.

¿Qué puedes hacer para conseguirlo?

Aunque perder peso a partir de una edad sea más difícil, no es imposible. Para conseguirlo, tendrás que tener en cuenta todos los factores antes mencionados para tratar de compensarlos dentro de lo posible y así atenuar su impacto.

+Mantente activo

Para combatir la pérdida de masa muscular y el sedentarismo, es importante que nunca dejes de estar físicamente activo. Quizá no sepas por dónde empezar: aquí tienes algunos consejos. Camina, baila, haz ejercicios de resistencia, ya sea con mancuernas o elásticos, boxea, trota o rema. Busca una actividad que te guste y si así te animas, ve en compañía. Piensa que dedicar 3 o 4 horas a la semana a moverte es una forma de cuidar de ti mismo y mantenerte en forma.

En O2 FIT contamos con entrenamientos personalizados y clases grupales como baile, yoga, spinning, y muchas más que puedes ver en www.o2fit.cl, que pueden ayudarte a estar activo y tener un día de muy buen ánimo.

¡Mejora tus hábitos alimenticios

Nunca es tarde para cambiar hábitos en favor de otros más saludables. Deja las bebidas y los jugos azucarados, come menos carne y más frutas y verduras, reduce tu consumo de productos procesados… En el corto y medio plazo esto puede ayudarte a adelgazar, pero es que además en el largo plazo será beneficioso para tu salud.

Como pueden darse cuenta, la dificultad para baja de peso con el correr de los años está directamente asociada a un tema de sedentarismo y hormonal, que es natural en nuestro organismo, y como tal debemos dejarlo que fluya.

Lo que no es natural para nuestro organismo es dejar de movernos, ya que genéticamente venimos diseñados para esto, por lo tanto, si queremos tener una mejor calidad de vida tenemos que procurar mantenernos activos y tener una alimentación sana, esto es clave a la hora de querer bajar de peso o tener una mejor calidad de vida.

 

VOLVER
ENTRADAS SIMILARES

FELIZ DE SER MUJER O2FIT

LEER MÁS

Super mujeres: equilibrio entre el trabajo, la maternidad y el deporte es posible

LEER MÁS